AHORA PUEDES ORDENAR PARA RETIRO EN RESTAURANTE

Historia

En 1,980 una pareja de esposos Quetzaltecos, decide incusionar en la industria alimenticia.

El 11 de septiembre de ese año se apertura una cafetería sobre la calle Rodolfo Robles bajo el nombre de: Pollo Frito Albamar.

El sueño siguió creciendo y en 1986 se aperturó la segunda sucursal de Pollo Frito Albamar sobre la 4ta. Calle de la zona 3, en el sector conocido como la Cuesta Blanca.

En esta sucursal además de contar con espacios amplios, contaba con música en vivo, gracias a la marimba, un área de juegos que se destacaba por los resbaladeros gigantes, ganándose el nombre de: Albamar Tobogán.

A la fecha es considerado por muchos como un ícono de la Ciudad Quetzalteca.