“»No duden nunca de Yavé, pues Yavé es la Roca para siempre”

— Isaías 26:4